El Libro Supremo de la Suerte
Antítesis
Exhibition
Panama City, Panama
2017
“El Libro Supremo de la Suerte” was a exhibition curated by art historian Paula Kupfer. It took place at Antítesis in Panama City in 2017. The exhibition presented around 30 framed photographs and large printed vinyls from Rose’s homonymous project, photographed in Cuba over almost a decade. A few found objects, echoing Rose’s images, were interspersed through out the gallery to create a more immersive experience. It was the first public showing of this body of work in Panama.

Related Link

Antítesis
Opening photographs

Exhibition invitation

Las imágenes en La charada forman parte de un proyecto que la artista y fotógrafa Rose Marie Cromwell llevó a cabo en La Habana a lo largo de varios años, y revelan la significativa relación que ella desarrolló con la dudad, su gente y sus rituales, así como la manera en que sus experiencias en la isla impactaron su crecimiento personal.

La charada se trata del concepto de la suerte y las costumbres de la lotería en Cuba, refiriéndose específicamente al sistema de “la charada”, un tipo de inventario de objetos y experiencias diarias que los cubanos emplean para escoger su número en la lotería clandestina. Es un método según el cual cada número tiene un significado, posiblemente arbitrario: los números 1 y 93, por ejemplo, representan los conceptos de “caballo” y “revolución” respectivamente. La gente escoge sus números basándose en estos significados, generando una visión mística de objetos y experiencias que podrían representar un premio en la lotería. “Me di cuenta que es una manera de vivir el día a día que se parece a la manera en que hago fotos”, dice Cromwell. “Un ajo, alguien peinando su cabello —son gestos simples que, al fotografiarlos, se vuelven más significativos y monumentales. Es un gesto similar a lo que sucede cuando la gente escoge sus números de lotería”.

Originalmente de Seattle, Estados Unidos, Cromwell ha pasado gran parte de los últimos doce años trabajando como fotógrafa en La Habana y la ciudad de Panamá. A pesar de las distintas culturas e historias, el trabajo refleja las vivencias de Cromwell en ambos países. Aunque las fotos fueron tomadas en Cuba, el proyecto hace eco de lazos que ella ha establecido en Panamá. Mientras que desarrollaba esta serie, Cromwell también trabajaba en proyectos fotográficos en el istmo, inicialmente como parte de una beca Fulbright, que la trajo al país. Alentada por amigos y por su mentora en Panamá, la fotógrafa Sandra Eleta, Cromwell comenzó a viajar más frecuentemente a Cuba. “Este proyecto se trata de una manera de ver e interpretar el mundo que aprendí en La Habana”, dice Cromwell. “Panamá siempre ha sido mi puerto o portal hacia Cuba, no solo por razones logísticas sino también intelectualmente. En términos de ideología política, los países son distintísimos, pero cultural y geográficamente están conectados. Quizás Panamá fue para mí el paso intermedio entre los Estados Unidos, país capitalista e imperialista, y la isla apartada y comunista que es Cuba. El hecho que Panamá sea el primer lugar donde presento estas obras es muy significativo”.

Aunque sus manifestaciones son diferentes —encubierto en La Habana, casi omnipresente en Panamá— la lotería y los sueños que genera contribuyen a la psiquis de cada país. Más allá de las interpretaciones sociales y económicas, las fotos en la exposición La charada también demuestran cómo Cromwell logra retratar subjetividades maleables. La fotógrafa forma conexiones personales con sus sujetos e incorpora elementos de actuación, o performance, en su práctica. Este aspecto de su trabajo también se manifiesta en la serie titulada King of Fish (Rey de los peces), que ella fotografió en Coco Solo, Colón. Además de sus retratos, que reflejan la humanidad compleja de sus sujetos, Cromwell fija su lente en obras arquitectónicas y examina su entorno para captar elementos que conforman una iconografía inesperada e idiosincrática. En La charada, Rose Cromwell no realza lo que hace falta en Cuba, sino que apunta hacia lo que abunda: espiritualidad, poesía en lo cotidiano, optimismo, y color. Y quizá no sea coincidencia que los panameños también se vean reflejados en esas abundancias. Al explorar las conexiones visuales entre los números —medidas exactas y absolutas— y los caminos místicos e impredecibles de la suerte, Cromwell ofrece un homenaje lírico a Cuba y a su tiempo en la isla.

Continue Reading
Paula Kupfer, curadora